Una alimentación sana y equilibrada es indispensable para el crecimiento óptimo de los niños por lo cual es importante el suministro de una nutrición adecuada durante el inicio de la infancia ya que esto conlleva a efectos positivos durante toda la vida tanto en el desarrollo físico, mental y social. La alimentación es un aspecto fundamental en la vida del ser humano, nuestras funciones cognitivas están significativamente vinculadas a lo que ingerimos, por ende el cerebro humano requiere para su buen funcionamiento del aporte continuo de nutrimentos provenientes de los alimentos.

Es por esto que en los Centros De Desarrollo Infantil, a través del área de nutrición se mantiene y asegura el estado nutricio óptimo de los niños y niñas por medio de una alimentación basada en el Plato del Bien Comer y la Jarra del Buen Beber siendo ésta adecuada, equilibrada, balanceada, variada, inocua y enriquecida con suplementos nutricionales que contienen los nutrientes y neuronutrientes necesarios para potencializar su desarrollo; a la vez que fomentan correctos hábitos de alimentación e higiene con intención de trascender en una cultura alimentaria que favorezca el desarrollo sano del niño.

Como parte fundamental de las estrategias es importante destacar que desde el año 2004 a la fecha los CENDI hemos certificado anualmente con el DISTINTIVO H, el cual es un reconocimiento otorgado por la Secretaria de Turismo a todos los prestadores de servicios que cumplen con el 100% de la Norma NMX-F605-NORMEX 2015 garantizando así la calidad e higiene de los alimentos. Destacando que somos la única institución educativa en México que cuenta con esta certificación.

Por todo lo anterior el área de nutrición tiene el compromiso de disminuir el índice de problemas de malnutrición en la población del CENDI, previniendo así las enfermedades crónico-degenerativas, destacando la obesidad infantil como uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI, sin olvidar la gravedad de los efectos de la desnutrición que pueden ser devastadores y duraderos, afectando el desarrollo conductual y cognitivo del infante.

En los CENDI impulsamos el consumo de los alimentos orgánicos tanto vegetales como animales.