En los Centros de Desarrollo Infantil se imparten clases de Artes Marciales con el objetivo de mejorar la voluntad y autoestima y las capacidades físicas de coordinación y desarrollo neuromotor, cognitivas, emocionales e intelectuales, que afianzan los valores éticos y morales, así como promueven la disciplina, superación, confianza, motivación, seguridad, desenvolvimiento y una actitud positiva hacia el medio que lo rodea.

En estudios recientes, se asegura que la práctica de las Artes Marciales puede ayudar a los niños y niñas a mejorar su aptitud física, incluyendo la coordinación, la fuerza y la flexibilidad. Favorecen la motricidad gruesa, acorta la velocidad de reacción, modera una respiración adecuada, mejora la orientación espacio-temporal y las habilidades viso-motoras, impulsa también, la formación de la inteligencia espacial, corporal, social e interpersonal.

La clase va dirigida a los alumnos de preescolar y es impartida por profesionales en la materia con reconocimiento de las máximas autoridades a nivel nacional. Las sesiones de entrenamiento se dividen en saludo marcial, calentamiento, parte medular o principal, relajación y despedida. Los niños reciben tres frecuencias a la semana de 30 minutos.