El desarrollo evolutivo de los niños y niñas involucra comportamientos o destrezas físicas, psíquicas y fisiológicas en sus primeras etapas de vida y a medida que crece, va desarrollando nuevas habilidades. La maduración que va alcanzando va a permitir que de encontrarse en una posición horizontal, el bebé gradualmente va modificando su postura al lograr voltearse, incorporarse, sentarse, reptar, gatear, hasta alcanzar la marcha. Estos logros físicos son parte del proceso madurativo esperado en el primer año de vida.

El programa de control de esfínteres tiene como objetivo que el niño que ha alcanzado un desarrollo neurológico apto, aprenda a controlar su vejiga y el músculo del esfínter anal a través del entrenamiento sistemático y respetuoso, se trata de enseñar al niño a abrir y cerrar sus esfínteres en el momento y en el lugar adecuado.ar

Este es un proceso de enseñanza-aprendizaje, el cual involucra factores importantes como la maduración neurofisiológica, habilidades neuromotoras, cognoscitivas y emocionales, por lo que este entrenamiento de control de esfínteres debe ajustarse a las necesidades de cada niño respetando su propio paso. Así mismo, debe de haber un ambiente propicio generado por las educadoras y el manejo de los estímulos que de alguna manera intervienen en la adquisición de esta habilidad.