Los Centros de Desarrollo Infantil cuentan con un programa de Educación Física cuyo contenido de actividades se adapta a las distintas etapas de vida de los niños. Su objetivo es desarrollar habilidades neuromotoras como equilibrio, coordinación, fuerza, flexibilidad, velocidad e imagen corporal, trabajo en equipo y sociabilización. También se desarrolla voluntad y disciplina y se impulsa la salud y el desarrollo físico y mental y desde luego la inteligencia kinestésica.

En esta materia se identifican competencias básicas, tales como: orientar la corporeidad hacia el manejo de una habilidad; desarrollar los patrones básicos de movimiento y lugar, así como la proyección de la vida o juego de roles. La actividad física diaria incrementa en el niño el conocimiento y el control de sí mismo, mejora la ejecución de movimientos denominados fundamentales y recurre al juego para promover la convivencia y disciplina a través de reglas.