En México, una de cada cinco de las discapacidades identificadas está relacionada con el daño cerebral ocurrido durante el embarazo y el nacimiento. Los infantes que presentan factores de riesgo que no son intervenidos de manera temprana y asertiva, tienen más posibilidades de presentar problemas en la motricidad, el aprendizaje, el lenguaje y la conducta, o presentar algún tipo de discapacidad más compleja.

 Con el enfoque de prevención, los CENDI en colaboración con el Instituto de Neurobiología y en particular con la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo de la UNAM Campus Juriquilla en Querétaro, inicia el programa de neurohabilitación en la infancia temprana particularmente a bebés desde su nacimiento hasta el año de vida a través del método Katona, el cual tiene como objetivo diagnosticar y atender precozmente a infantes menores de un año que presentan factores de riesgo de daño neurológico que comprometen su desarrollo integral, además de prevenir o disminuir las secuelas de acuerdo a su condición individual.

Es importante destacar que esta estrategia de intervención precoz con el método Katona, había sido utilizada sólo en el ámbito de investigación en la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo “Dr. Augusto Fernández Guardiola”, del Instituto de Neurobiología de la UNAM, pero debido a la notable efectividad que demuestra en el desarrollo de los niños intervenidos, el CENDI es una de las primeras instituciónes en el país fuera del ámbito de investigación, en trabajar con el Método Katona.