Los Centros de Desarrollo Infantil cuentan con un programa de Yoga, el cual tiene como objetivo que el niño logre un desarrollo armónico en su componente físico, emocional, mental y espiritual, que le permita sentirse mejor consigo mismo y con los demás. Las actividades que conforman este programa se adaptan a las distintas etapas de la vida de los niños, con el propósito de desarrollar las siguientes competencias:

  • Aprender a conocer el cuerpo, desarrollando conciencia corporal
  • Fomentar hábitos de buena postura, higiene y salud
  • Capacidad creativa y comunicativa que le permita una armonía con su entorno
  • Mejorar la coordinación neuromotor
  • Autoestima para alcanzar el equilibrio físico, emocional, mental y espiritual

Los beneficios que los niños obtienen de esta práctica son: la ejercitación de la respiración y aprender a a relajarse para hacer frente al estrés, a las situaciones conflictivas y a la falta de concentración (problemas tan evidentes en la sociedad actual), así como mejoramiento de la su autoestima, la capacidad para concentrarse y mantener el equilibrio emocional.